sábado, 9 de julio de 2011

'De lo bueno, poco' (Letrasparauncorazónpasado)



Me queda mucho día, mucha tarde y muchas ideas.
Hoy me descubrí pensándote de un modo absurdo e insensato,
me descubrí pensando este tú y este nosotros que me sala la boca
y me mete en el mundo de la desesperanza.
Ese mundo dónde no comes ni duermes,
porque de tanto que tienes ya no sabes dónde lo tienes.
Hoy me descubrí sola, terriblemente sola.
Perdida y escribiéndole las comas y los puntos a mi vida.
Y esto de que te aparezcas me sabe como a ternura y risas,
como ese sabor de combinar palomitas con m&m's.
Me sabe a todo lo que no me acostumbré a vivir.
Hoy me encontré de cara con la realidad y el presente,
me puse de todo y nada me sentó bien y es que
estamos todos sin estar, y por más que te miro,
ya no te quiero mirar.
No es que te odie ni que te ame, pero de tanto que no estás
ya no se si me haces falta.
No te busco, porque se que no te encontraré,
pero me refugio en pensar en aquella primera vez
cuando te voltee a ver y tú, ni me viste.
Me refugio en pensar que no hubo nada y que nada hay,
pues si pienso que te quiero,
las lágrimas me van a brotar.
Y es que hoy más que otro día quiero explotar en palabras
y tú, no estás para escuchar.
No es que duela que no estés, porque estás,
pero no aquí, quizá estés cenando,
o durmiendo, o cantando,
quizá no estés tan libre como yo, ni pienses
en mi que te duela el corazón,
es como aquella frase de mi tío, el escritor:
"Hoy desperté amándote, no siempre ocurre así,
a veces me fastidias y te odio..."
Y hoy me desperté y te sentí muy cerca.
Tan cerca que me asusté pues todo parecía tenerte.
Me descubrí pintándote un mundo imaginario
dónde yo me quedaba abajo, sin necesidad de ser espectador,
y es que de tanto y tanto que lo digo,
me quedo pensando en los feos motivos.
Por eso a mi casa le cambiaré el color,
el nombre y el número.
Por eso a mi vida le abriré la ventara
y le cerraré la puerta.
Por eso me quedo y me voy.
Para que cuando tú estés lejos te acuerdes de mi,
y para que cuando estemos cerca,
frente a frente,
yo pueda leer tu mente,
nuevamente.
Por eso hoy te extraño como antes,
como a los silencios y las risas del pasado,
entre el pensar y el no pensar de este futuro insensato.
Hoy me acordé de ti al medio día
y a las tres con diez,
por eso hoy te escribí a ti,
tan sencillo que sería haberte llamado,
pero no,
porque no se dónde estás,
porque por más que te busco no me acuerdo muy bien cual eres,
y porque prefiero quedarme sentada, así,
para no volver a empezar...

1 comentario:

  1. Que la vida te ha hecho de sentimiento y de palabras hermosas. Sigue reflejando tu mundo, con el romanticismo mágico que le inyectas a cada verso y metáfora. Porque leerte, es como el aire de la noche, te ayuda a respirar mejor las ideas. Te quiero mucho Princesa. Hasta pronto. Att: Rodo.

    ResponderEliminar