martes, 12 de julio de 2011

Del uso inadecuado de los ojos al mirar (TextosdeProtocolo)





Lo correcto es no mirar donde no te llaman, lo correcto entonces es, cerrar los ojos al interrumpir una conversación. Quedarse con los ojos cerrados es señal de buena educación. Como también lo es mirar a la gente a los ojos cuando te habla.
Los ojos, dicen los sabios y las leyendas urbanas, son el reflejo del alma, quien no tiene ojos, ¿tiene alma?...quien no tiene alma, ¿tiene ojos?
Da igual, lo que sí sucede es que de pronto cuando alguien te habla, no sabes para dónde mirar, si arriba, abajo o para atrás. La solución se encuentra en centrar la atención en la nada, entendiendo ésta como un punto indefinido e indescriptible, de elección personal.
Lo más sencillo sería cerrar los ojos para que no bailaran tanto, pero como ya se mencionó antes, no mirar a las personas es de mala educación (y mirarlas también lo es.)
Pasemos ahora a lo físico. Hablamos pues de ojos y del mirar, sabían ustedes que dependiendo del color de los ojos es como la gente mira. Sí, el mirar hace el color y el color el mirar.
Los ojos azules miran lo inmenso. Azul del cielo y azul del mar. Del cielo como los pájaros aunque no sepan volar, del mar como los peces aunque no todos sepan nadar. Miran indebidamente al horizonte donde creen que nada hay.
Los ojos verdes y miel, que sean de las flores y las hojas, de esas luces divertidas que no pueden ver al amanecer porque están dormidos. Estos ojos me resultan perezosos y estáticos, siempre rodeados por un halo rojizo que les deja mirar la maldad.
En cambio los ojos cafés, son de la tierra y la disfrutan. Miran incorrectamente lo terrenal, porque al no ser tan claros no tienen inspiración divina y al ser muy oscuros, se tornan hábilmente endemoniados.
Los ojos miran por debajo del suelo y por arriba del sol, creo no importa su tamaño o su color, suelen meterse en los sueños sin avisar y los sorprendes muy de madrugada viéndote sin mirar.
Que no es adecuado mirar donde no te llaman, pero nadie sabe lo que mira, que dicen que el uso correcto de los ojos está en cerrarlos y nada más.
Lo digo en serio, así lo dictan el gobierno y la sociedad con sus transparentes vendas, que según es para que no veas nada de lo que hay.
Pienso yo, en cambio, que el uso adecuado es el inadecuado. Fácil: mirando lo de arriba, lo de abajo y lo de atrás, viendo pues, aquello que no todos quieren mirar, pero más importante aún, observando aquello que no siempre se deja mirar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario